El método Tomatis

Alfred Tomatis (1920-2001), médico Otorrinolaringólogo (doctorado en París en 1945), Psicólogo y gran investigador e inventor; demostró las grandes implicaciones que tiene el órgano auditivo en el buen funcionamiento de:

  • la escucha;
  • la voz;
  • la expresión y los gestos;
  • la mayor parte de los estímulos que recibimos son a través del oído;
  • la psicomotricidad;
  • el aprendizaje;
  • la coherencia del lenguaje corporal y el discurso hablado;
  • la capacidad de gestionar las emociones y el stress;
  • la manera de relacionarnos con los demás;
  • el sistema nervioso en general;
  • el tono muscular;
  • el sentido de equilibrio;
  • la concepción espacial;
  • el movimiento corporal, su conciencia y la conciencia del propio cuerpo (“habitar el propio cuerpo”).

 

El doctor Tomatis diseñó un complejo aparato de entrenamiento global y exhaustivo del oído: EL OIDO ELECTRÓNICO.

¿Qué es el Método Tomatis®?

Es un sistema de pedagogía de la escucha, un auténtico y preciso entrenamiento del órgano auditivo en su totalidad y complejidad. Permite poner en forma los músculos auditivos (muchas ocasiones sin buena tonificación, incluso con cierta atrofia); son los pequeños músculos del martillo y del estribo (dos de los huesecillos del oído medio), que ejercen su función permitiendo una correcta y sana escucha. Sin ello el oído (que puede llegar a dañarse con el tiempo), con este funcionamiento anómalo, no rinde y no aporta a la persona la información auditiva de manera que la pueda entender, procesar y aprovechar: llegar a discriminar lo que se oye, poder decidir lo que se quiere oír, dónde fijar la atención de todo lo que llega a nuestros oídos.

Se trata de poder escuchar, no sólo oír.

¿A qué te ayudan las sesiones del escucha del “oído electrónico” de Tomatis?

En tu vida personal y profesional:

  • A escuchar.
  • A elegir lo que escuchas.
  • A focalizar tu atención: “estar en lo que estás”.
  • A seguir el hilo de la conversación (memoria de trabajo).
  • A desenvolverte mejor socialmente.
  • A gestionar con más eficacia tu cuerpo, tus emociones y controlar tu stress.
  • A mejorar tu expresión oral: más fluidez, tranquilidad, seguridad en tu discurso.
  • A mejorar la calidad de tu voz hablada: tono, timbre.
  • A mejorar tu capacidad de análisis.
  • En tu preparación para el parto.

 

En tu aprendizaje y el de tus hijos:

  • A seguir el hilo de la conversación (memoria de trabajo).
  • A mejorar tu expresión oral: más fluidez, tranquilidad, seguridad en tu discurso.
  • A aprender más fácilmente idiomas.
  • En trastornos del aprendizaje.
  • En trastornos de atención.
  • En trastornos psicomotores.

 

Si eres músico o melómano (Es esencial para músicos y cantantes):

  • A mejorar el sentido musical, del ritmo, la afinación, percepción, memorización y repetición de la melodía y la armonía.
  • A mejorar de la postura y tono muscular en relación con el instrumento.
  • Te ayuda en el contacto con el público.
  • A mejorar sustancialmente tu voz cantada, si te gusta cantar, eres o quieres ser cantante.