Atención e intervención familiar

Atención e intervención familiar

La intervención familiar ofrece un espacio de confianza donde se puede recibir asesoramiento sobre diferentes aspectos familiares: pareja, relación padres e hijos… con un trabajo integrativo donde los miembros de la familia tienen la oportunidad de mejorar la comunicación y la comprensión mutua.

Desde la Terapia Familiar Sistémica se entiende que cuando pasamos a formar parte de un sistema familiar tenemos que comprender que todos los miembros pasan a ser interdependientes. Esto implica que un cambio en un miembro de la familia afectará al resto de los miembros del grupo. Así pues, cuando nos encontramos con un problema familiar, ya sea una enfermedad, un acontecimiento traumático o situación dolorosa, no es un problema de una persona en concreto sino de toda la familia, pudiendo afectar así a la fluidez de las relaciones. Al mismo tiempo, ciertas dinámicas familiares pueden ocasionar diferentes alteraciones en cada uno de los individuos de la familia.

Lo que se pretende en la terapia familiar es observar si se dan posibles dinámicas que alteran el bienestar de la familia, observar cuál es el mejor lugar que puede ocupar cada miembro y, si es necesario, dar pautas orientativas para reestablecer el equilibrio individual y grupal.